dijous, 23 de setembre de 2010

Carta de los defensores de los derechos humanos sahrauís - tres presos de consciencia


20 de Septiembre de 2010

Sra. Hillary Clinton
Secretaria de Estado
Estados Unidos de América
Washington, DC

Tema: Carta urgente

Distinguida Secretaria de Estado,

En razón de nuestras convicciones y reconocimiento del rol que ustedes juegan en la defensa de los valores de la democracia y los derechos humanos, y el impacto positivo de su administración haciendo frente numerosas cuestiones complexas en diversas regiones del mundo, le estamos escribiendo por primera vez para informarle brevemente de nuestro caso que se remonta al 8 de Octubre de 2009. Este día fuimos arrestados por las autoridades Marroquíes, específicamente la Brigada Nacional de la Policía Judicial, en presencia de varias agencias de seguridad e inteligencia en el aeropuerto Mohammed V de Casablanca, cuando regresábamos de una visita a los campos de refugiados Saharauis en el sur este de Argelia. Después de ser detenidos, nos llevaron a los cuarteles de la Brigada Nacional de la Policía Judicial donde permanecimos ocho días y fuimos sujetos a interrogatorios estrictamente políticos. Los mismos se caracterizaron por varias violaciones, entre ellas, la violación a la confidencialidad del interrogatorio - los contenidos de las grabaciones de la policía fueron filtrados a la prensa-, tentativa de los responsables del ejecutivo a influenciar el curso   de las investigaciones por sus declaraciones y campaña efectuada por la prensa y otros medios.

El 15 de Octubre del mismo año, fuimos referidos al juez de instrucción del tribunal militar de Rabat, quien ordenó encarcelarnos bajo detención preventiva en la prisión local de Salé.

El arresto no se basó en hechos criminales, sino que el Estado de Marruecos lanzó una campaña amplia en la cual se involucraron la mayoría de partidos políticos, sindicatos, algunas asociaciones Marroquíes de derechos humanos, los medios audiovisuales y la prensa escrita, acompañado de declaraciones de funcionarios del gobierno y parlamentarios. Éstos se involucraron en una campaña chovinista, incitando expresamente al miedo y asesinato, bajo eslóganes de traidores, enemigos, espías de Argelia y demás.

Es conveniente remarcar que nuestro grupo es conocido por parte de organizaciones internacionales y Marroquíes de defensa de los derechos humanos con las cuales mantenemos contacto, así como por cuerpos diplomáticos acreditados por Marruecos, incluyendo la Embajada de los Estados Unidos en Rabat.

Algunos de los integrantes del grupo han sido galardonados por sus actividades en defensa de los derechos humanos, asistiendo alguno de ellos a la 25 Ceremonia de premios de Derechos Humanos Robert F. Kennedy: ceremonia que concedió dicho premio a la activista de derechos humanos Aminatou Haidar, en la oficina Rusell del Senado, Washington DC, en Noviembre de 2008.

Varias preguntas surgen a raíz de estos hechos que necesitan respuesta para profundizar en la comprensión de nuestro caso:
-        La campaña orientada y organizada, ¿no fue una condena y veredicto de antemano que solamente el poder judicial, según la constitución de Marruecos, está autorizado a decidir sobre este caso?
-        ¿No podría ser considerada como una orientación e influencia en el resultado de la investigación y por lo tanto perjudicar el derecho a un juicio justo?
-        ¿Podríamos creer que estas acusaciones tan generales, tales como la traición o conspiración sucedieron en el marco de una visita pública y estrictamente humanitaria y de derechos humanos cubierta por medios locales y internacionales, mientras que si nos basamos en estas acusaciones, la visita debería haber sido confidencial y no pública?

Distinguida Secretaria de Estado,

Un juicio realizado por un tribunal militar, en tanto que defensores de derechos humanos, está dañando nuestro derecho legítimo a tener un juicio justo, añadiendo además el hecho que es el primero de este género, es un precedente peligroso y claramente demuestra el uso por parte de Marruecos de la represión política y el enfoque de seguridad cuando se está tratando con defensores para la auto-determinación del pueblo Saharaui.

Las autoridades Marroquíes, a través de sus medios, han fabricado siempre acusaciones contra la lucha de los Saharauis y activistas de derechos humanos quienes, en la mayoría de las ocasiones les han calificado de espías, traidores y terroristas. Estas acusaciones han sido rechazadas, desde siempre, por asociaciones de derechos humanos Marroquíes e internacionales reconocidas por su credibilidad y las comisiones internacionales de investigación que han visitado los territorios ocupados del Sahara Occidental. Además, el hecho flagrante que no se puede ocultar o enterrar y que es una respuesta única, y que ha sido siempre sometida a las tentativas de falsificación y confusión, se refleja en la lucha pacífica y limpia de los Saharauis, la cual nunca ha atraído violencia. En esta lucha no ha habido nunca un momento de debilidad o de déficit, al contrario, ésta expresa los valores inherentes de los Saharauis, su educación y cultura que conforma el modo de pensar de los Saharauis.

Distinguida Secretaria de Estado,

Hoy, hace aproximadamente un año que estamos en prisión, y las autoridades de Marruecos no han aun procedido a juzgarnos ni a liberarnos a pesar de las demandas del movimiento democrático, de los derechos humanos y humanitario de todo el mundo. En este caso, el estado de Marruecos con este comportamiento, no está respetando la ley internacional que garantiza el derecho a un juicio justo dentro de un periodo de tiempo razonable y aceptable.

A Marruecos, la Unión Europea le ha concedido el estatus avanzado, y con las relaciones estrechas y particulares con ciertas potencias internacionales, está apareciendo o está tratando de dar la impresión a nivel mundial que está al frente de la “lucha contra el terrorismo”, y no le da ninguna importancia a sus compromisos y necesidad de poner fin a su historial negro de violaciones de derechos humanos. Marruecos continúa oprimiendo a los Saharauis, refugiándose en las circunstancias mencionadas arriba y que sirven de pretexto en su falta de respeto absoluto a los derechos humanos, lo que contribuye objetivamente a la promoción de los valores del odio, racismo y extremismo, que son un campo fértil para los pensamientos nihilistas y ciegos que no reconocen la democracia.

Nosotros esperamos que no seremos forzados hacia la opción de llevar a cabo nuevamente una huelga de hambre para conseguir nuestras demandas a un juicio justo, en presencia de observadores internacionales, o a nuestra liberación.

Muchas gracias por su consideración. Cordialmente,

Defensores de derechos humanos Saharauis- los tres presos de conciencia:

Ali Salem Tamek
Brahim Dahane
Ahmed Naciiri

Prisión local de Salé/ Marruecos

Nota: Una copia de la carta ha sido dirigida a:
-        El Secretario General de las Naciones Unidas
-        El Representante Personal del Secretario General de las Naciones Unidas
-        Secretario de Estado adjunto 

Documentos adjuntos: Copia de las declaraciones de las organizaciones de derechos humanos Marroquíes e internacionales ;




Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada